Space Jam 2 – Un Nuevo Legado… el juego del siglo… contra la nostalgia?

(Reseña sin spoilers)

También les recomendamos “Colección McDonalds: Space Jam – A New Legacy“.

ddd

Para poder hablar de “Space Jam 2 – A New Legacy” necesitamos primero viajar a la década de los 90´s, mas exactamente 1996, en ese entonces los “Lonney Tunes”, la pandilla de Bugs Bunny y sus amigos, seguían disfrutando del éxito de las “Merry Melodies” conocidas en Latinoamérica como “Fantasías animadas de ayer y hoy”, a la par de nuevos productos como “Tiny Toons” e incluso videojuegos.

Mientras Bugs y Lucas estaban vigentes en la mente de todos, en otro ámbito, el deportivo, más exactamente en el basket, una leyenda triunfaba después de un pequeño retiro, Michael Jordan brillaba con luz propia con los Chicago Bulls, un jugador que en ese entonces ya rompía varios récords como son la mayor cantidad de títulos de máximo anotador, mayor promedio de anotaciones en una carrera, múltiple campeón de la NBA, dos medallas de oro olímpicas… en una época en la que todo el mundo escuchaba nombres importantes de la NBA como David Robinson, Scottie Pippen, Shaquile O’Neal, Dennis Rodman y Karl Malone entre otros.

Tardaríamos horas hablando de las grandes proezas que alcanzo Michael Jordan y su estatus de leyenda, pero para nuestra historia, rescataremos un detalle de su carrera, la empresa de equipamiento deportivo Adidas llevaba la vanguardia en los 80´s, tenia el poder de firmar con grandes deportistas pero rechazo a Michael Jordan por medir menos de dos metros, otra empresa competidora llamada Nike firmo con Jordan (quien en principio dice odiaba las zapatillas Nike), de esta alianza con quien en los 90’s alcanzaría el estatus de uno de los mas grandes deportistas de todos los tiempos, catapulto el éxito de Nike e hizo de las zapatillas Air Jordan, zapatillas con el logo de Jumpman basado en Jordan, las zapatillas mas vendidas en la historia, récord algo difícil de superar hoy en día.

En los 90´s Nike realizo dos comerciales de televisión aprovechando a dos grandes iconos de la época, Michael Jordan y Bugs Bunny, la idea de reunir a estas dos grandes super estrellas se convirtió en un proyecto cinematográfico que se consolido en la época del primer retiro de Jordan de la NBA, el guion bastante simple y la premisa de una película protagonizada por una caricatura y un deportista recibió rechazo de grandes estrellas de cine del momento, pero quien las necesitaba en 1996, tenias al gran ¡Michael Jordan!, finalmente el proyecto se consolido y en noviembre de 1996 estrena “Space Jam” y ¿adivinen? ¡Claro que sí! La película fue un fracaso en critica, la premisa de un parque de diversiones que quiere raptar a los Looney Tunes y para evitarlo deciden jugar un partido de Basket de los Looney Tunes con Jordan a la cabeza frente a unos monstruos alienígenas aun a hoy suena supremamente descabellada, entonces ¿Por qué estamos hablando de “Space Jam” 25 años después?

En 1996 Nike, Jordan y Bugs Bunny junto a sus amigos eran importantes, y a una película con caricaturas disparatadas y un gran jugador no era mucho lo que le podías pedir más allá que una que otra risa, “Space Jam” no funciono con la crítica pero vaya éxito que fue en taquilla, convirtiéndose en una de las películas sobre deportes mas rentables de la historia, juguetes, ropa, posters, frases… el público recibió de muy buena forma una película ridícula en su premisa pero que convencía con la locura de los personajes de Warner Bros y un jugador que siendo un pésimo actor generaba empatía y admiración global. Si nos ponemos los lentes de critico de cine el único gran logro de la cinta es la canción “Fly Like An Eagle” interpretada para la cinta por el cantante Seal.

Pero quitémonos los lentes de critico de cine, en 1996 muchos de nosotros, adultos contemporáneos mayores de 30 años, que tuvimos oportunidad de ver dicha cinta en esa época éramos niños o adolescentes y nos quedamos con un grato recuerdo, una película familiar, entretenida, con nuestros personajes favoritos y un deportista al que aun hoy rendimos homenaje y admiración, en esa época incluso nuestros padres disfrutaban de esas caricaturas porque crecieron con ellas, eran otros tiempos, tu criterio personal, a pesar de la siempre necesaria critica especializada era suficiente para establecer a una película como buena o no. En mi caso personal el poster de Michael Jordan en “Space Jam” adorno mi cuarto durante toda mi adolescencia y ante la nueva película desempolve de un cajón las geniales figuras de la Cajita Feliz de McDonalds que mis padres me compraron como dicen con amor y sacrificio.

Pasaron los años, en 2014 Warner Bros anuncia la idea de una secuela de “Space Jam” apoyado por el éxito en ventas en formato casero de la película original, el proyecto que se había planteado con otros deportistas de otros deportes como Tony Hawk o Tiger Woods finalmente vuelve al baloncesto y ante la necesidad de repetir la formula, fichan a quien en la década de 2010 fue el mejor jugador de la NBA, LeBron James. LeBron también es una gran leyenda de la NBA, ha alcanzado algunos de los grandes títulos de Jordan, de origen humilde y una infancia llena de dificultades, LeBron se ha convertido a pulso en otro increíble y talentoso deportista a quien muchos admiran no solo por su técnica y pasión en la cancha y sino también por su don de persona.

“Space Jam 2: A New Legacy” estrena 25 años después de la película original, esta vez el villano de turno es un algoritmo informático llamado Al-G Rhythm que trabaja en los servidores computacionales de los estudios de Warner Bros, Al-G Rhythm, interpretado por Don Cheadle, busca a la mejor estrella de la NBA para que sea la imagen de nuevas producciones cinematográficas del estudio, Lebron desestima la idea de Al-G Rhythm y este lo traslada al mundo virtual de los servidores para proponerle un partido de basket y si pierde deberá acceder a sus reclamos, a la par se desarrolla la historia de Lebron con su hijo menor a quien quiere impulsar para que se convierta en un jugador de baloncesto pero su hijo realmente esta interesado en el mundo del desarrollo de videojuegos donde es muy hábil.

La premisa es algo simple, y pues definitivamente sabemos parte de como se desarrollara la película, sin embargo en esta ocasión Warner Bros quiso aprovechar su marca en una forma algo similar a lo hecho en “Ready Player One” de Steven Spielberg, involucrar en la cinta de los Looney Tunes otras de sus grandes franquicias, los Looney Tunes ahora viven en otros mundos de Warner Bros, es así que la cinta nos lleva a tener imágenes y referencias de peliculas y series como Casablanca,  Mad Max: Fury Road, Matrix, Game Of Thrones, Hanna Barbera, Harry Potter, DC Comics entre otras. En el apartado técnico y animado la cinta cumple con la calidad necesaria para la ocasión, ni sorprenden, pero tampoco decepcionan y esta vez la música se apoya en algunas tonadas clásicas de la cultura pop pero no propone algo nuevo. El humor funciona muy bien teniendo momentos y referencias para todo público, desde adultos que reconocerán las referencias de clásicos del cine, como las locuras asociadas a los inolvidables y únicos personajes de los Looney Tunes, y si eres publico difícil tienen un cameo que robara muchas risas… la comedia funciona, siempre y cuando vayas esperando una comedia, pero ¿porque esta advertencia?

Al momento de esta reseña, la película, aunque le ha ido bien en la taquilla en su primera semana de estreno, no ha escapado a las críticas, pero hoy en día no solo críticas de la crítica especializada la cual al igual que en 1996 ha destruido la cinta debido a lo simple y en momentos ridículo de su guion, es entendible juzgar así la cinta si la analizamos con la misma medida con la que se analizan todas las cintas incluyendo las nominadas a grandes premios, lo incomprensible es la critica que esta recibiendo de varios internautas mayores de 30 años… pero, si la formula tiene a Nike, a LeBron James el actual jugador más grande de la NBA y a los Looney Tunes, ¿Por qué la cinta no está funcionando en el público que aclamo la cinta original de 1996?

Uno de los principales problemas de la percepción del publico es algo que se escapa a la propia cinta, LeBron James es un increíble jugador de basket, pero la NBA actualmente no tiene la misma relevancia en el mundo que en la década de los 90’s, a excepción de los amantes del basket, poco o nada sabemos de los actuales jugadores de la NBA y poco impacto cultural y de mercadotecnia tiene LeBron frente a Jordan que básicamente revoluciono para siempre la relación mercadotecnia y deportes. Al no tener conexión con LeBron, poco nos puede llamar conocer su historia en la cinta y si a eso le sumamos que comparte con Jordan la baja capacidad actoral pues poco es lo que puede rescatar LeBron.

A esa percepción se suma el otro componente ¿Quiénes son los Looney Tunes para los niños de hoy en día? Genera sentimientos encontrados en las sucursales de McDonalds, quien nuevamente trae los juguetes de la película, ver mas emocionados a los adultos que a los niños, mientras los adultos pedimos a gritos al Coyote y el Correcaminos, los niños se limitan a “¿tienes al gatico, o a la coneja?”. La actual generación de niños, a quien va principalmente dirigido este tipo de productos no conoce ni les importa los Looney Tunes, un problema culpa de Warner Bros quien los engaveto hace ya más de 10 años, que los quito de toda parrilla de Cartoon Network y ahora espera generen la misma pasión que en 1996.

Si hay algo para reconocerle a la cinta y sus guionistas es que no solo adaptaron al historia a un entorno actual donde los niños entienden que es realidad virtual, servidores y desarrollo de videojuegos sino que también son conscientes de sus errores y limitaciones, en la propia cinta LeBron menciona que deportistas y cine nunca han sido buena combinación, también LeBron reconoce no es una leyenda como Jordan y donde mas duele el autorreconocimiento de la cinta es cuando vemos a un Bugs Bunny solo y abandonado, en un desolado planeta Looney Tunes donde todos sus amigos se han ido a otras franquicias, esto denota la realidad de estos amados personajes, personajes dejados en el olvido en pro de nuevas franquicias, mensajes entre líneas tristes pero ciertos.

Se entiende la poca o nula conexión del publico actual con estos personajes, y esto ya condena la película, lo que si no se entiende es la posición de los fans de la original “Space Jam” que le han caído en criticas (no que digo críticas, ¡a los golpes!”) a “Space Jam 2: A New Legacy”, critican los logos de Nike cuando Nike siempre ha sido parte y origen de la franquicia, critican la actuación de LeBron cuando al menos este tiene una mejor reacción a Bugs Bunny que la de Jordan, critican las referencias a las franquicias de Warner Bros por excesivas e irrespetuosas cuando las mismas no sobrepasan 1 o 2 minutos y cuya técnica se aplaude en cintas como “Wreck It Ralph 2” de Disney, piden un guion mejor elaborado cuando algunas cintas animadas como “Soul” de Pixar lo hacen y también las critican de pretenciosas y aburridas, critican muchos elementos , hasta más de lo que le critican a las 9 cintas de “Fast And Furious” a un producto familiar e infantil, como si “Space Jam” de 1996 fuera una cinta galardonada o un parte aguas en la historia de la animación y lo siento, no lo es, y en 1996 no lo necesitábamos y por ello vive en nuestros corazones.

La nostalgia es hermosa ya que nos lleva a lugares del pasado que nos traen emociones inigualables, el cine mismo nos transmite emociones y sensaciones únicas e inolvidables, pero al ver una cinta cuyo mismo título dice “A New Legacy” debemos ser conscientes ante las comparaciones que son nuevos tiempos, han pasado 25 años y no podemos pedir o esperar que una continuación sea una repetición de lo que ya vimos y que con 25 años a cuestas tanto para los Looney Tunes como para nosotros, ellos logren transmitir las mismas sensaciones de ver volando por los aires a Jordan. La nostalgia nubla las opiniones y créanme que repetir la formula no es la respuesta (Si no pregunten a JJ Abrams y la trilogía secuela de Star Wars).

Partiendo de toda esta historia y recordando que esto es una crítica, no, “Space Jam 2: A New Legacy” no va a ganar premios en Cannes, ni Golde Globes y muchos menos Oscars, tal vez no esté en el top 10 de cintas del año, pero nunca lo busco, “Space Jam” nace de la mercadotecnia, el amor por los personajes y de la idea de entretenernos durante poco menos de 2 horas con un jugador de basket en el mundo de los Looney Tunes, a “Space Jam 2: A New Legacy” lo único que deberíamos pedirle es que sea entretenida y nos haga reír y si estamos conscientes de ello la película tienen momentos muy divertidos, a veces superando algunos momentos de la cinta de 1996, ver a Taz girando locamente, ver a Bugs Bunny reinterpretando escenas inolvidables de sus más aclamadas aventuras, ver a Lucas perder la cabeza, a Marvin reclamando planetas, al Coyote y su “infalible” marca ACME, ese es el corazón de la cinta, la misma película nos deja esa premisa, ser tú mismo y no buscar ser lo que no eres, “Space Jam 2” es diversión, y su tenemos la madurez de aceptarlo, la disfrutaremos como niños.

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s