Si te expones tanto… pierdes la trama de la pelicula

Abril de 2010, un tráiler la película “La Sociedad Del Semáforo” mostraba una genial escena de un trancón de ambulancias por una de las vías principales de Bogotá – Colombia. Esa escena y lo que mostraba el tráiler daban luces a una película con giros dramáticos y un final impactante. Septiembre de 2010 salí de la sala de cine pensando ¿Es en serio? ¿Las escena de las ambulancias solo fue una ilusión de un drogadicto? ¿Qué paso con mi final apoteósico si en vez fue un final dividido entre 10 minutos de psicodelia y 10 minutos de un road movie q no encaja con el resto del metraje?

Abril de 2014, después de ver los dos tráilers principales del remake de Godzilla tenía mis sospechas de que la historia iba a ser floja, pero mi ilusión era ver al máximo monstruo en su esplendor y ojala en una mega pantalla como IMAX en la cual me robaría el aliento. Mayo de 2014 salí de la sala IMAX preguntándome si tal vez mis gafas 3D estaban dañadas y si me he corrompido de ser un cinéfilo que disfruta del cine comercial y me volví exigente con las películas. En la fila de salida el comentario de pasillo me comprobaba que no era solo yo, muchos se quejaron de que no había historia, que era forzada, que actuaciones flojas y actores desaprovechados… yo pensaba bueno eso no me importa, es cine comercial y de entretenimiento pero ¿Dónde está mi escena de batalla campal Kaiju (Monstruo en Japonés)? ¿Qué paso con mi escena que roba el aliento, te pega a la silla y te hace mover la cabeza para ver el esplendor de Godzilla en batalla?

En teoría el arte es libre, es decir está sujeto a lo que quiere mostrar el creador y como lo ve el espectador, el arte no debería está atado a lineamientos de otros más allá de su creador y solo medido por su capacidad de que su mensaje o intención sea interpretado por su audiencia. Hagamos de lado a los críticos los cuales a veces deben escribir subjetivamente asociado al respeto de sus lectores, seguidores y línea editorial, otras veces no gustan de nada por la cantidad de obras que han visto y analizado en su vida por lo cual todo lo ven como copias baratas y otros dependen y rinden cuentas a un patrocinador.

Cuando uno compra un disco o va a un concierto de música lo hace o porque cree y/o conoce al artista o pudo escuchar los preview de las canciones del disco, cuando uno asiste a una exposición de fotografía, esculturas o pinturas uno ve el título, un resumen y algunas fotos que le muestran al espectador a que se enfrentara en la sala de exposición. Para una película de cine antes de su estreno está el tráiler y… el tráiler y no más.

Los tráilers no están vendiendo muchas mentiras, los tráilers están hechos en su mayoría por los productores de la película a los que en muchas ocasiones solo los desvela recuperar su inversión, los directores a veces ni asisten a la edición del tráiler. Los tráiler están hechos para atraer y lo hacen desastrosamente, nos engañan, no solo venden escenas espectaculares que no van en la película más allá de lo ya visto en el tráiler, salen escenas que no quedan en el corte final, en ocasiones mas desastrosas nos cuentan toda la película dejando muy poco para la imaginación y por ultimo salen muchos a los que se suman los llamados spots televisivos que terminan por saturar y aburrir a la audiencia.

Tres ejemplos de falsas expectativas en sus tráilers, IronMan 3, Cazando Luciérnagas y Farewell, My Queen . IronMan 3 se burló de nosotros mostrando un ejército de armaduras en el trailer que al final en la película tienen 2 minutos de acción y son destruidas infamemente. Cazando Luciérnagas nos mostraba una historia bonita y nos ocultó que era una historia con una forma respetable de contar la historia pero que podía generar somnolencia y/o aburrimeinto en muchos espectadores que esperaban una dinámica distinta (incluso el perro bonito que salia en los trailers y fue llevado a cuanta rueda de prensa no pudo sostener la trama… lo siento). Farewell, My Queen nos muestra en el trailer una historia de intrigas y seducción que hasta incluso insinúa escenas subidas de tono y el metraje final solo es una historia plana, aburrida y sin tramas complejas y mucho menos con las escenas subidas de tono prometidas.

Ojala industria aprenda la lección y sepan hacer tráilers que no perjudiquen la película como paso con la reciente The Amazing SpiderMan 2 la cual no cumplió las expectativas de Sony y de la cual muchos opinamos que fue por la sobrexposición de la película antes de su estreno y de mostrar el 70% de la trama y el 80% de escenas principales en sus trailers.

¿Qué hacer? ¿No ver tráilers? ¿Ver solo el primer tráiler? ¿No creer nunca más en los tráilers?… Lamentablemente no hay respuesta, el afán y las ganas de ver cómo será el nuevo diseño de Optimus Prime en la próxima Transformers o como se verá Rocket Raccon en Guardians Of The Galaxy nos motivan a ver los tráilers. Tal vez una solución será ver uno solo y huir de los demás tráilers o buscar un crítico de confianza que nos de pistas de la película sin contarla ni decir si es la mejor de su vida o la peor de la historia del cine. Ojala pudiéramos dejarnos sorprender de una película sin necesidad de ver los trailers pero lamentablemente los directores de cine y sobretodo los productores de cine no son personas de confiar al igual que… los trailers.